sábado, 19 de abril de 2014

Oda a la Soda


Hace un año, un día como hoy, tomé la decisión consciente de dejar de tomar soda. Honestamente creo que era adicta a la soda, a cualquier tipo de soda, si era gasificada y tenía azúcar, no lo pensaba dos veces.

Mi soda preferida era una mexicana, que se llamaba Jarritos. Aún recuerdo la primera vez que la probé en Las Vegas, un 8 de noviembre del 2009... Qué soda más deliciosa.


Donde vivo, es muy difícil de conseguir Jarritos. Hubo un supermercado que las trajo por un tiempo, pero por algún motivo, mis coterráneos no justificaron con su compra la adquisición continua del Jarritos y eventualmente, desapareció de los anaqueles.

Otra soda que me encantaba era la Inca Cola. Su color amarillo neon, la dulzura líquida, hacía de la Inca Cola, el mejor acompañante de un buen plato de arroz verde con mariscos, o de cualquier parada en el semáforo, más bien.

En un día promedio, común y silvestre, me podía tomar hasta 3 o 4 sodas de lata, la mayor parte del tiempo de dieta, como la Seven Up de dieta panameña, que era la mejor, hasta que la descontinuaron sin previo aviso (muy mal), las Dr. Pepper de dieta, la Mountain Dew de dieta, la Sierra Mist y la Sprite de dieta...

En mi mente, las sodas que consumía afuera de mi casa, llámese en un auto-rápido, en la caja de un supermercado, en un restaurante o en un mall, se clasificaban como sorbos clandestinos, los cuales, por supuesto, no contenían calorías, así que ahí me daba el lujo de tomar lo que fuera.

Hace 365 días mi vida cambió... alguien me dijo que la soda era el borrador de sueños... "Cada vez que destapes una lata de soda, le borras un pedazo a los sueños que puedo tener contigo"... Esas palabras cambiaron mi vida.

Ha sido un año lleno de momentos donde la soda me hizo falta, siempre mi fiel compañera en las buenas y en las no tan buenas. 365 días en los que he visto gente tomar más soda que nunca a mi alrededor. 

Debo admitir que la gente que me rodea, me ha mantenido alineada en mi propósito de dejarla. Mis compañeros de trabajo, cuando hacían alguna reunión o festejaban algún cumpleaños, compraban soda para ellos y una botella de té frío para mi. En mi casa, compro soda cuando tengo invitados, pero siempre son lo suficientemente considerados como para llevarse las sodas que quedan y no dejármelas en la nevera. Y qué decir del artífice de la frase? Mi novio, ni aunque esté muerto de la sed, se pide una soda, aunque sea a) lo único que hay en el restaurante o b) que sea más barato que el agua.

Hace unos meses atrás, me sacó la cuenta de cuánto me había ahorrado, con solo dejar de tomar soda. Hagamos la matemática. Cada soda cuesta un promedio de 0.75, me tomaba por lo menos 3 al día, sin contar las que me tomaba en los restaurantes, que cuestan de 1.50 para arriba. Solo tomemos en cuenta las 3 diarias,  era $2.10 por día, o sea $14.70 a la semana. Al día de hoy, me ahorré $766.50! Eso, sin contar los gastos médicos, por cualquier tambarria que me puede haber dado de ingerir tanto veneno.

Para celebrarlo, me compré un iPad esta semana...y me sobró dinero suficiente para irme de viaje.

Esa ha sido una de las grandes lecciones de mi vida. Cuando lo ves en algo tangible como un iPad o un viaje, la cosa cambia.

Nunca tendré dinero suficiente para pagar lo que esa frase hizo por mi.

Gracias....




viernes, 3 de enero de 2014

La Última Coca Cola del Estadio

Hoy escuché algo que me fascinó... "Créete que eres la última Coca Cola del Estadio"... Eso me inspiró a escribir este post, dedicado a empoderarte... Mi primer post del año...

En estas fechas, en las que todavía quedan trocitos de jamón en la nevera, restos de galletas y pedacitos de rosca Año Nuevo, en las que nos sentimos culpables por haber comido de más, o en las que estamos haciendo listas interminables de cosas que queremos cumplir, me dió por dedicarle un post a la auto estima, para empezar bien el año.

Lo digo una y otra vez y no me canso de repetirlo, el cuento tienes que créertelo. Sí, tú... eres la última Coca Cola del Estadio! Ojo, tengo más de 9 meses de no tomar soda, pero ese no es el punto. El punto es que tienes que sentirte feliz de estar viva, de ser quien eres, de hacer lo que haces, siempre y cuando hagas lo que hagas, sea con pasión.

Una de las mujeres más Forever Produced que ha existido es Audrey Hepburn. Este quote es perfecto para iniciar el año!

Yo creo en el rosado. Creo que la risa es el mejor quemador de calorías que existe. Creo en besar, besar mucho. Creo en ser fuerte cuando todo parece estar saliendo mal. Creo que las chicas felices son las chicas más bonitas. Creo que mañana será otro día y creo en los milagros.




No se trata de deshacer tus resoluciones de Año Nuevo o de olvidarte por completo de tu membresía del gimnasio. Al contrario, que esas cosas sean una motivación para sentirte mejor, no un látigo para martirizarte a ti misma.

Tómate este momento para tí, es tu momento. Medita... Reflexiona... Donde sea que estés en tu vida. Respira hondo... Ahora dilo en voz alta: "Soy la última Coca Cola del Estadio!"... Imagínate el estadio, siéntelo!

Lo importante de este pequeño ejercicio es que encuentres tu centro. Encuentra tu propio balance. No permitas que nada ni nadie te robe la calma. Cumple tus metas a tu propio ritmo... pero cúmplelas. Sé feliz. Te dejo por ahora con una pequeña perla de sabiduría, cortesía de mi hermana... ella siempre dice que tienes que "ir a ti". Cuando nadie cree en ti, cuando nadie da ni un real por tus ideas, ve a ti.

xo

Lupita

sábado, 21 de diciembre de 2013

Amor en Tiempos de Instagram (Parte II)

Hace exactamente 10 meses y 7 días desde la última vez que escribí en Forever Produced.  Tengo que confesar que el último post fue medio críptico, porque ahora que lo leo pareciera una carta a mi "yo del futuro", que ahora es mi "yo del presente".

En los últimos 10 meses mi vida dio un giro completo de 180º. Pasé de ser el San Valentín de nadie al San Valentín de alguien muy especial. Sigo estando "forever produced" (ya que nunca estuve "forever alone") pero créanme, como cuesta! (Lección de Vida)



Ahora le tengo un nuevo respeto a las mujeres que andan "forever produced" por la vida, a pesar de sí mismas! Sí, a pesar de ser todólogas, o sea mamás, esposas, novias en concubinato escandaloso, que trabajan, cocinan, hacen ejercicios, ya ves por donde voy.

No fue que encontré mi media naraja, si recuerdan, no creo en eso porque no somos frutas. Encontré a un "Random Guy", como le decía en mi blog de comida, al que pensaba "hacer muy feliz someday". El estar en esta nueva etapa de mi vida me ha dado una mejor perspectiva de las cosas, me siento más femenina que nunca. He tratado de poner en práctica todas las lecciones aprendidas y a desaprender otro poco de cosas también. Cuando se está solo por tanto tiempo, como lo estuve yo, uno tiende a adquirir ciertas manías, que uno no las ve hasta que comparte con alguien. Así es, en los 10 meses aprendí y desaprendí.



Tener a un hombre a mi lado me ha hecho ver cosas de mi que antes pasaba por alto, como las guillas. Así es, esos berrinches que uno se tira, de "quiero esto así, porque creo que me lo merezco" o "no me despiertes de tal manera", son cosas que antes no estaban en mi radar, pero ahora son parte del "everyday life". Siento que ahora estoy trabajando más en esas cosas de mi misma y es todo un reto, porque estoy poniendo los sentimientos de alguien más como una prioridad a la par de los míos.

Antes, yo podía decir soy "forever produced" pero era como ir a clase de matemáticas a resolver ecuaciones con el libro abierto y la calculadora, mientras que ahora, no. Y lo digo porque ahora el reto es mayor, no es que voy a la waxer cuando me plazca, ya eso está agendado si o si. Ya las pijamas con hueco que me ponía cuando me daba la gana, las jubilé! (De veras, ya era hora!) Así que ahora la vida me ha dicho, "now it's time to walk the walk, después de tanto haber talked the talk".

En serio que releer ese último post fue críptico, creo que en ese momento, ese día de San Valentín, me estaba preparando a nivel psíquico para lo que vendría. Yo siempre desee estar en una relación, estaba convencida de que sería la mejor novia del mundo. Creía que sería diferente a otras mujeres que se guillaban por cosas bien random. Pensé que era imperdonable no ir a la waxer! Y la vida, la realidad es otra, lo reconozco. 



Mi enemigo número 1, como "forever produced" es mi zona de confort. Es decir, ahora que tengo novio, puedo estar relax. Pues no. Darling, estás equivocada. Ahora es cuando más mosca tienes que estar contigo misma primero, para estarlo con alguien más.  Como dice una amiga, "la calle está dura y la competencia es desleal". Recuérdense de esa frase todos los días.

No quiero cerrar este post, sin pedir disculpas por haberme desaparecido por 10 meses. Créanme que me hacía falta. Me hace falta escribir. Ha sido un post "10 months in the making". Me tomó 10 meses y todavía sigo aprendiendo. En el camino, la vida me ha puesto otro grupo de mujeres que son "forever produced", de las que aprendo cosas nuevas y con las que comparto. 



Si has leído hasta aquí, quiero compartir contigo la razón por la que el post se llama "Amor en Tiempos de Instagram (Parte II). Una de las grandes sorpresas que me dio la vida este año es que el amor de este momento de mi vida (descuida, él sabe que le digo así) llegó por Instagram. Lo primero que le gustó de mi, no fui yo, sino mis fotos de Instagram. Sí, lo sé, el universo se ríe como He-Man. 

Si hay algo cierto, es que hay que estar 1. Dispuesta a recibir el amor en tu vida 2. Desearlo con todas tus fuerzas 3. Creer que lo mereces. En uno de los talleres que hacía decía "Hay que cansarse de las cosas, cánsate de un mal trabajo, cánsate de estar sola" y así estaba yo hace 10 meses, sola en San Valentín y cansada de no tener con quien compartir los otros 364 días del Calendario de Boo. Si realmente lo deseas y estás bien contigo misma, atraerás al hombre que en el fondo de tu corazón necesitas para seguir creciendo.

Lo importante para mi ahora es seguir descubriendo cosas positivas de lo que soy capaz. Como dice mi hermana, ir desarrollando mi app interno de "Minimízate!". Así es, minimiza tus guillas, minimiza tu ego, minimiza las cosas negativas de tu personalidad. (Es un genio, no se me había ocurrido!) El proceso de minimizar es todo un reto, pero vale la pena.

El cierre del último post de hace 10 meses sigue teniendo vigencia, ahora más que nunca.

"En fin, sí creo en el amor, en los finales felices, pero sobretodo creo que todo empieza por uno mismo. Para que el amor llegue a tu vida, tienes que estar dispuesto a recibirlo y a darlo, pero que venga de un lugar de mucha seguridad en ti mismo, en lugar de necesidad. No necesitas a otra persona para ser feliz. It's all you baby, it's all you."


xo
Lupita